BIENVENIDOS

es el momento de despertar del sueño auto inducido en el que nos hemos dejado caer, es hora de ver las cosas como son, la verdad detrás de la verdad, el engaño mas grande, la oscuridad profunda en la que esta sumida la Humanidad, es tiempo de ver las cosas y caer en cuenta de que este mundo es Nuestro mundo tambien, es hora de ver que HAY MAS DIOS DENTRO DE CADA UNO DE NOSOTROS, que dentro de los catalogos de productos ofrecidos por las religiones, que HAY MAS CONOCIMIENTO que manejan solo los dueños de este mundo que lo usan en su propio beneficio y ademas no nos dejan ver!!! "Ay de ustedes maestros de la ley que tienen las llaves del reino y ni entran ustedes ni dejan que otros entren en él"

Buscar este blog

sábado, 9 de noviembre de 2013

LA IMPACTANTE REALIDAD DE NUESTRO MUNDO. (4 Parte).


Como podemos apreciar, la historia es muy, pero muy distinta de cómo nos la contaron.

Ahora, ¿también seria cierto el odio acérrimo que Hitler sentía por los judíos?  Primero, es necesario aclarar que el antisemitismo, que consiste en las doctrinas y tendencias contra los judíos, no fue inventado por Hitler ni por los alemanes. Este proviene de la Edad Media, cuando se acusaba a los judíos de haber matado al «Hijo de Dios»; posteriormente son tachados de usureros y discriminados en diversas partes de Europa durante el siglo XIX. Todo este plan fue minuciosamente elaborado por la Compañía de Jesús,  ellos tenían que desviar la atención y buscar chivos expiatorios para poder seguir acumulando poder económico, político y social en el mundo, y si Usted amigo lector analiza el fundamento o la ideología del antisemitismo, podrá observar que la base es el asesinato del Hijo de Dios a manos de los judíos. Así mismo, la acusación de amasar grandes fortunas y adueñarse de los capitales para ejercer opresión en las gentes.

Los antisemitas alemanes culparon a los judíos de la derrota de su país en la Primera Guerra Mundial y de los problemas económicos de la posguerra, tachando de avaros y mezquinos a los que eran empresarios y banqueros. Incluso se dijo que había una especie de «conspiración judía» para impedir el progreso de Alemania. Todo esto obviamente fustigado desde los pulpitos de las iglesias Católicas. Entonces Hitler,  identificado con las ideas antisemitas, las utiliza y exagera para promover el odio hacia los judíos y con ello conseguir la integración y la identidad nacional. Así, los judíos se convirtieron en chivos expiatorios.  De todas formas, los historiadores aseguran que no se debe atribuir la persecución de los judíos solo a Hitler, porque fue una acción colectiva que incluyó a funcionarios públicos, militares, científicos y médicos, entre muchos otros, inspirados en una lógica que sustentó políticas raciales antisemitas.

Por otro lado, ¿por qué esas persecuciones contra los judíos, no incluyeron a las familias más poderosas como los Rothschild, Cohen, Rockefeller y demás? Y lo más asombroso, es que estas Familias lo apoyaron económicamente durante todo el periodo del nazismo.

Otra particularidad que llama poderosamente la atención es que las temibles SS de Hitler fueron una copia exacta del organigrama de la compañía de Jesús. Hitler y Himmler eran admiradores de los jesuitas y su fundador el militar San Ignacio de Loyola. Pensaban con toda razón que como Loyola, los vascos son los descendientes directos de la Atlántida. Y por lo tanto de sangre Aria. Himmler pensaba que los famosos y aburridos ejercicios espirituales de San Ignacio provenían de la Atlántida: eran en realidad técnicas de control mental. El coadjutor y asistente de Himmler era un jesuita, Richard Korherr.

En América los jesuitas se apropiaron de todos los centros geománticos esotéricos, lo mismo que siempre obsesionó a los nazis. La jerarquía y juramentos de la SS seguían principios jesuitas y masones (por ejemplo, los 12 discípulos, que era una de los grupos secretos de los Caballeros de Himmler). El catecismo de la SS imitaba al jesuita: Jesús era sustituido por El Führer. Las cacerías de esclavos nazis, bien podrían tener origen jesuita.

Todos los caminos llevan a Roma. Detrás de la pomposa panoplia del Vaticano, no hay espiritualidad ni misticismo, eso no les interesa. Hay sólo dinero, poder y mafia. Jesuitas y opusdeianos controlan grandes empresas y negocios en nombre de Dios. Las grandes ongs católicas y misiones mantienen conexiones con servicios de espionaje o son supernegocios, siempre escondidos tras una buena causa, como Greenpeace. Julio II y Clemente VI regentaban burdeles en la Edad Media, hoy en día no es muy distinto a través de sociedades indirectas o secretas.

Todo en la Iglesia – en las Iglesias judía, anglicana etc…- es una farsa o una fabula. Los que se lo creen son como los voluntarios engañados de Greenpeace, como los testigos de Jehová, los que se creen que hay una epidemia de sida en África.  El Vaticano jesuita es el más grande Imperio del mal. Hasta la CIA fue montada por ex nazis y el Vaticano, según Jordán Maxwell.  Recuerden que el primer director de la CIA fue nada más ni nada menos que uno de los testaferros de los Rockefeller y de los Rothschild, el señor Edgar Allan Dulles.

“El paralelo entre la SS y los jesuitas va más allá de las semejanzas en la metodología ocultista” (Pennik en Las Ciencias Secretas de Hitler, p. 115)

Jesús es Satán, la Estrella de la Mañana, Lucifer, la Luz de las Tinieblas, esa es la razón por la que a los cristianos se les enseña a leer la Biblia por atrás, para mantenerles lejos de los datos de la primera página. Esta curiosa teoría es sostenida por el destacado tañedor de mandolina y arqueólogo, Colin Rivas.

(Continuara)

 

 

 

 

 

 

sábado, 2 de noviembre de 2013

LA IMPACTANTE REALIDAD DE NUESTRO MUNDO. (Tercera Parte)

Existe un informe policial muy secreto de antes de la segunda guerra mundial, en el cual se detallaba que Adolf Hitler era hijo ilegitimo de María Anna Schicklgruber, quien trabajo durante años en la casa del Barón Salomón Mayer Rothschild, como cocinera y empleada domestica. Además esta el informe del doctor Walter C. Langer, psicólogo al servicio del Tercer Riech y quien además oficiaba como doble agente para la OSS de Estados Unidos (Organización precursora de la CIA), un informe muy bien fundamentado y con pruebas confiables de la consanguineidad existente de Hitler con el Barón de Rothschild, en otras palabras el Barón, sería el abuelo paterno de Hitler. Estos sucesos acontecieron en Viena, capital de Austria,  donde el Barón de Rothschild abrió un Banco en 1821, dando inicio al desarrollo de poderío financiero en esta región de Europa.


En cuanto a María Anna Schicklgruber, abuela de Hitler, abandono Viena estando embarazada en el año 1837, posteriormente dio a luz un hijo a quien le puso el nombre de Alois, quien conservo el apellido de su madre por muchos años, a pesar que ella había contraído matrimonio con un panadero llamado Johann Georg Hiedler, cuando Alois contaba con solo cinco años de edad.  Sin embargo a los cuarenta años. Alois por recomendación de su tío Johann, quien le ofreció legitimar su apellido.  A merced de la escritura ilegible del párroco encargado del registro de nacimientos, Hiedler, se convirtió, intencionadamente o no, en Hitler.
Hitler, descubrió sus nexos con la familia Rothschild y restableció el contacto con la familia,  Esto explica el enorme apoyo económico que recibió de la banca internacional vinculada la familia Rothschild durante su ascenso al poder. También, por otra parte, que la familia de banqueros no sufriera durante el Holocausto. La nueva Enciclopedia Británica lo define así: «Los Rothschild, sobre todo los Viena y París, mantuvieron la unidad familiar necesaria para hacer frente y las grandes tragedias durante el periodo nazi» No existe la menor duda de que  el ascenso de Hitler al poder dependía del gran apoyo prestado por los principales bancos alemanes (la banca Schroeder de Colonia, el Deutsche Bank, el Deutsche Kredit Gesellschaft y la firma de seguros Allianz). Concretamente, en 1943, el Deutsche Bank concedió a Hitler distintos créditos, a saber: 150 millones de marcos para la industria aeronáutica; 22 millones a la BMW; 10 millones a Daimler-Benz (Mercedes). Es muy probable que Hitler rompiera sus vínculos con las sociedades de Vril y Thule porque no quería comprometer los préstamos que recibía vía Rothschild, familia que no estaría conforme con las teorías y afirmaciones raciales de los nuevos años.

A pesar de las claras intenciones de nacionalizar y limitar el poder de los negocios y finanzas internacionales, Hitler tuvo pocos problemas para conseguir financiación de empresas que veían al nacionalsocialismo como alternativa al comunismo. De hecho, poderosos empresarios de los círculos industriales y bancarios de occidente aseguraron el éxito de Hitler.  Es más, cuando en 1932 perdió las elecciones en favor del veterano héroe de guerra, el mariscal de campo Paul von Hindenburg, treinta y nueve empresarios, entre los que estaban los Krupp, Siemens, Thyssen y Bosch, firmaron una solicitud dirigida a aquél pidiéndole que diera a Hitler el cargo de canciller de Alemania. Este «arreglo», que colocó a Hitler en el Gobierno, fue elaborado en casa del banquero Kurt von Schroeder, el 4 de enero de 1933. Según un tal Eustace Mullins, a dicho encuentro acudieron los estadounidenses John Foster y Allen Dulles (Quien sería el primer director de la CIA y uno de los mas fieles servidores de los Rockefeller y de los Rothschild) del gabinete de abogados neoyorquino Sullivan y Cromwell —representante del Banco Schroeder—. Un año después, Rosenberg —que representaba los intereses de Hitler en Inglaterra— se reunió con el gerente del Banco Schroeder en Londres, T. C. Tiarks, a su vez director del Banco de Inglaterra. Este banco alemán actuaría como agente financiero de Alemania, tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos.

Hitler, por su parte, había prometido a la familia de banqueros que erradicaría el comunismo en el país. Con el beneplácito de aquellos, el 30 de enero de 1933, Hitler fue nombrado canciller por el ya senil presidente Hindenburg. Una semana después, sobrevino el incendio del Reichstag (Parlamento alemán), en Berlín. La provocación del siniestro fue atribuida a los comunistas, justificación necesaria para que Hitler fuera investido de poderes absolutos gracias al decreto llamado «Ley para eliminar la ansiedad del pueblo y del Estado». Tras la muerte de Hindenburg, el 2 de agosto de 1934, Hitler fusionó la Presidencia y la Cancillería y se autoproclamó comandante en jefe de las fuerzas armadas y líder absoluto (Führer) de toda Alemania. A pesar de su antisemitismo declarado, los nazis encontraron apoyos en Gran Bretaña, incluso en el Banco de Inglaterra, controlado por los Rothschild.
El día de Año Nuevo de 1924, el destino económico de Alemania fue decidido en Londres en el transcurso de una reunión celebrada entre Hjálmar Schacht, el nuevo comisionado del Reich para las finanzas internacionales y Montagu Norman, gobernador del Banco de Inglaterra. Schacht reveló la dramática situación económica del país y propuso abrir un banco de crédito, el segundo después del Reichsbank, que emitiría billetes de banco en libras esterlinas. El astuto Schacht pidió a Norman la mitad del capital de este nuevo banco. En este sentido, es sorprendente imaginar el alcance de esta medida, que permitiría la colaboración entre el Imperio Británico y Alemania.
Otra situación que lo sorprenderá amigo lector es la ayuda que la familia Bush prestó al dictador, y en concreto el abuelo del presidente George W. Bush, Prescott Bush, miembro también de Skull & Bones, la sociedad secreta de los Illuminati. Según algunas investigaciones recientes, Prescott y el abuelo materno de George W. Bush, George Herbert Walker, financiaron a Adolph Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. Walker era presidente de Unión Banking Corporation, una firma que comerciaba con Alemania y que ayudó a los empresarios alemanes a consolidar el poder político de Hitler. Finalmente, la Unión Banking se convirtió en una máquina de blanquear dinero.
(Continuara)



LA IMPACTANTE REALIDAD DE NUESTRO MUNDO. 8


domingo, 27 de octubre de 2013

LA IMPACTANTE REALIDAD DE NUESTRO MUNDO. (Seguna Parte)


El director del periódico Religión Digital, José Manuel Vidal, expresó en exclusiva para tele SUR que “mientras no se limpie la curia romana (conjunto de órganos de gobierno de la Santa Sede) la Iglesia va a tener un cáncer continuo”.

“El Banco del Vaticano ha incrustado gente que tiene toda una vida para dedicarse al banco (...) Cuando un eclesiástico busca el poder tiene 24 horas del día para hacerlo, no tiene familia, no tiene otra cosa para distraerse” y por lo tanto la corrupción “es una gran tentación”.

La curia romana, compuesta por un grupo de instituciones bajo la dirección del papa, que ejerce funciones legislativas, ejecutivas y judiciales es “la peor burocracia del mundo”, manifestó en entrevista a tele SUR, Miguel D’Escoto, ex presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) y sacerdote católico.

La Conexión entre la Iglesia de Roma y los judíos.


Con la destrucción de Jerusalén y otras ciudades, el Pueblo judío se habían dispersado por todo el mundo (la diáspora),  y se fueron estableciendo en todos los países, en aldeas primero, luego éstas aldeas se fueron fortificando con murallas y se les llamó burgos, de esos burgos cuyos habitantes se dedicaban al comercio, a la artesanía y a la agricultura y ganadería, en las tierras que rodeaban las murallas del burgo, fueron surgiendo las llamadas ciudades, en la alta edad media. Los judíos habitaron, en su mayoría, en éstos burgos y se dedicaban a actividades mercantiles, poco a poco fueron acumulando enormes capitales y transformándose en banqueros, financistas y grandes comerciantes.  Todo esto en secreto, pero coordinado, dirigido y ejecutado por la poderosísima compañía de Jesús. Inclusive fueron la fuente de financiación de algunas cruzadas a “Tierra Santa”. 
 
 
No quiero profundizar mucho sobre acontecimientos históricos, ya que me extendería de forma muy amplia tanto que se haría necesario escribir un libro dedicado a las invisibles conexiones entre los judíos y la compañía de Jesús,  pero citare personajes de la historia y su percepción acerca de este gran enemigo de la humanidad, del lobo vestido de cordero, que ha logrado engañar, manipular y destruir todo intento de superación espiritual humana, me refiero a los señores jesuitas, o llamémoslos por su verdadero nombre los sabios de Sion. A continuación cito la declaración de Napoleón Bonaparte, recogidas del libro Memorias de Napoleón en cautiverio en Santa Helena:
“Los Jesuitas son una organización militar, no una orden religiosa. Su jefe es un general del ejército y no un simple sacerdote o un abad de un monasterio. La meta de esta organización es el PODER. El poder en su forma más déspota. Poder absoluto, poder universal, poder para controlar el mundo por la voluntad de un sólo hombre. El Jesuitismo es el más absoluto de los despotismos; y a la misma vez el mayor y el más enorme de los abusos...

El general de los Jesuitas insiste en ser el amo y el soberano sobre cualquier soberano. Dondequiera que se admite a los Jesuitas los mismos se convierten en amos y en soberanos sobre cualquier soberano. Esta sociedad es dictatorial por naturaleza por lo que es un enemigo irreconciliable de cualquier autoridad constituida. Cada acción, cada crimen sin importar cuán atroz es un trabajo al que se le considera meritorio siempre y cuando se haga para cumplir con los intereses de la sociedad de los Jesuitas o para cumplir una orden del General.
No existe forma de disfrazarse que ellos no posean, por lo que pueden penetrar en cualquier lugar. Pueden penetrar silenciosamente tanto en el guardarropa de un monarca como en el gabinete de un jefe de estado. Pueden infiltrarse de forma secreta en una Asamblea General y mezclarse sin provocar sospecha alguna en las deliberaciones y los debates.
No existe idioma que ellos no puedan hablar, ni credo que no profesaran, sin embargo no hay  iglesia en la que ellos incursionen,  ni membrecía de iglesia a la que pertenezcan que continúen funcionando. Ellos pueden desacreditar al Papa  y a cualquier gobernante ante los ojos del mundo, y jurar su intención solemne de guardar el juramento”.
 
A la luz de estas declaraciones del señor Bonaparte,  así como la de muchos grandes hombres de la humanidad, surgen por consecuencia obvia, muchos interrogantes. Si los jesuitas comenzaron a ejecutar su plan de apoderarse del mundo, desde el mismo concilio de Trento, donde fueron parte fundamental para hacerle frente a la amenaza de la reforma en cabeza de Martin Lutero, donde se pusieron las bases para desarrollar el plan más ambicioso nunca visto en los anales de la historia humana, y cuyo plan se refleja en unos manuscritos,  llamados los protocolos de los sabios de Sion, donde se manifiesta de manera impresionante la verdadera esencia del mal, donde se piensa en todo para lograr el sometimiento de la raza humana de manera tan sutil como perversa, y nada se ha interpuesto en su camino, ¿quién puede asegurar que el imperio vaticano no ha estado involucrado en todo conflicto bélico, en todo magnicidio, en todo derrocamiento de gobiernos que se conviertan en una amenaza a sus intereses?.
 
Para los que hemos estudiado los protocolos de los sabios de Sion, y vemos la realidad del mundo, es evidente que los han aplicado al pie de la letra. Pero existe una jugada maestra por parte de los jesuitas, ellos en sus pactos secretos con la comunidad judía, sobretodo el selecto circulo del conocimiento, basado en la cábala ancestral, dejaron ver al mundo que estos protocolos provenían de esta comunidad, que solo ansiaba el apoderarse de la economía mundial convirtiéndose en un enemigo poderoso a la doctrina dejada por Jesús,  que el mundo fuese un lugar más equitativo y justo. Los judíos de los burgos, cuyos capitales provenían principalmente de los saqueos de “tierra santa” y de otros lugares de Asia y el medio oriente, y que estos capitales fueron proporcionados por la tenebrosa compañía de Jesús a nombre del papado, a cambio del conocimiento de la cábala, no tuvieron otra alternativa que aceptar las condiciones impuestas por los señores de Sion, o el directorio de la compañía de Jesús. Una de las máximas de la compañía de Jesús afirma que el verdadero Poder jamás se muestra, ya que dejaría de ser poder al convertirse en un blanco vulnerable.
 
La gente prácticamente desconoce la enorme responsabilidad del Vaticano y de los jesuitas en el inicio de las dos guerras mundiales; esto en parte se debió a los grandes recursos financieros que el Vaticano y los jesuitas tenía a su disposición, dándoles poder en muchos ámbitos, especialmente después del último conflicto”…”La institución católica romana no es una iglesia cristiana ni jamás lo fue. El Tratado de Conquista de 1213 otorga al Vaticano la propiedad del reino de Inglaterra.  Por eso la Corporación Británica que Gobierna al mundo pertenece al Vaticano.  En 1139 el Papa creó una bula para exonerar a los judíos de todo tipo de jurisprudencia. El Banco jesuita de Roma abrió su primera sucursal en Inglaterra en 1694. En 1820 los Rothschild judíos,  eligieron la ciudad de Londres como centro financiero mundial y criminal del mundo. Toda la historia que han contado la cultura y los medios es FALSA.
 
Su graciosa majestad, la Reina de Inglaterra es la jefa de la Orden (masona-jesuita) de Malta (a la que Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, cazador de osos borrachos, pertenece) en Occidente. La Orden de Malta es el ejército del Vaticano, heredera de la Orden de San Juan.
La Reserva Federal o Banco Central de la Corporación Estadounidense (Compañía de Virginia, para la Reina) recibe las órdenes del Banco de Inglaterra, que está controlado por los judíos avariciosos Rothschild. Este es el banco que rige y surte secretamente a las principales dictaduras y gobiernos corruptos del mundo. Pero la madre del cordero, lo que la gente no sabe, es que el Banco de Inglaterra sirve a su cabeza, los Rothschild, los cuales sirven a su vez al Vaticano, al Banco de Roma, que fue creado en Roma en 1587. El Banco de Roma es el banco Vaticano controlado por el “El General” o el Papa Negro. Hitler era descendiente de los Rothschild, según el psicoanalista Walter Langer y el contraperiodista David Icke. Otro dato increíble es que el clarividente de Hitler y uno de sus principales financiadores era un judío llamado Hanussen (Pennik, 1984).
(Continuara).
 
 
 
 
 
 
 
 
 


 
 
 

TOKIO MEGA TERRREMOTO (tokio mega-quake prediction)

Follow by Email

IMAGE OF THE DAY