BIENVENIDOS

es el momento de despertar del sueño auto inducido en el que nos hemos dejado caer, es hora de ver las cosas como son, la verdad detrás de la verdad, el engaño mas grande, la oscuridad profunda en la que esta sumida la Humanidad, es tiempo de ver las cosas y caer en cuenta de que este mundo es Nuestro mundo tambien, es hora de ver que HAY MAS DIOS DENTRO DE CADA UNO DE NOSOTROS, que dentro de los catalogos de productos ofrecidos por las religiones, que HAY MAS CONOCIMIENTO que manejan solo los dueños de este mundo que lo usan en su propio beneficio y ademas no nos dejan ver!!! "Ay de ustedes maestros de la ley que tienen las llaves del reino y ni entran ustedes ni dejan que otros entren en él"

Buscar este blog

martes, 19 de abril de 2011

RELIGIONES, Instrumentos de Manipulacion y de Poder.

También podemos asegurar sin temor a equivocarnos que las religiones han sido y son un mecanismo de las castas sacerdotales para mantener a la humanidad en una aberrante indigencia espiritual. Y es que desde la antigüedad Greco-Romana, la religión se institucionalizo como instrumento de las elites gobernantes para asegurar su poder político y afianzar su control sobre la sociedad respectiva, a lo que podríamos denominar como “La mentira Noble”. Resulta así mismo algo sintomático el hecho de que en varias obras clásicas, los dioses aparecen como aliados de los poderosos y como el castigo de los desobedientes, con el indiscutible propósito de refrenar a las masas mediante la difusión  del miedo a lo “invisible”, Así las oligarquías dominantes mediante sus organizaciones religiosas han sido las responsables del atraso evolutivo de la humanidad, fomentando de manera sistemática la ignorancia colectiva a través del miedo como instrumento de manipulación y de control.
Las ortodoxias eclesiásticas siempre han condenado el intento de los hombres por acercarse al conocimiento racional y lógico, ya que esto supone un peligro para la estabilidad de su poder. Otra de las bases en las que se fundamentan las religiones, es la necesidad del ser humano de hacer más soportable una vida llena de carencias de todo tipo, y de sufrimientos sin darse cuenta de que esos sufrimientos y esas carencias son infringidos por estos agentes del Caos y la oscuridad. Las religiones se encargan de demostrar a través de sus “dogmas”, como estos dioses se toman a su cargo la tarea de conjurar los horrores de la naturaleza, de reconciliarnos con la crueldad del destino (especialmente la muerte) y de brindarnos una recompensa por las privaciones de nuestras existencias.

Las instituciones y los dogmas son obras humanas, demasiado humanas diría yo, y por consiguiente fenómenos deplorables en un grado sumo. Han sido y son proclives a ser manipuladas para los fines más innobles, como las pasiones nacionalistas e ideológicas, las luchas étnicas, las luchas civiles y la defensa de privilegios insostenibles, como son los casos contemporáneos de la inmensa riqueza vaticana y el fundamentalismo Islámico y de muchos fenómenos similares como la creciente voracidad económica de los neo evangelistas cristianos.

En general las religiones  como instituciones han perdido hoy en día su capacidad de brindar ayuda desinteresada, consuelo y solidaridad y aun peor la facultad de contestar las grandes preguntas existenciales y metafísicas de la humanidad.  Su atractivo, por decirlo así, a sus adeptos y feligreses se ha ido diluyendo poco a poco, ya que defraudan cada vez más las expectativas y necesidades espirituales de sus adherentes. Por ello las sectas de las más variadas especies y constituciones van tomando su lugar, ofreciendo una amalgama postmoderna  de fragmentos de una “Fe” antigua, astrología en todas sus variantes, ritos folkloristas al gusto del día, éxtasis y comercio. Estas sectas muy difundidas y en crescendo en los estados unidos y América latina, están ciertamente muy al día: tratan a los fieles como consumidores ofreciéndoles un catalogo de servicios muy amplio, de acuerdo a la necesidad del feligrés, y jamás le ofrecen a sus adeptos “productos” que conlleven esfuerzos de razonamiento, así como el privilegiar las emociones (mientras más corpóreas mejor), con esto quiero referirme a las representaciones teatrales y circenses en los templos cristianos evangélicos, en donde el pastor cual flautista de hamlin, al entonar su melodía, los adeptos caen en éxtasis frenético al sentir el poder emanado por Dios a través de tan insigne interprete, y todo esto  en detrimento de la legítima espiritualidad. Sus sacerdotes, guías o pastores, son fundamentalmente administradores  y en muchísimos casos resultan ser hábiles prestidigitadores financieros que  trabajan exitosamente para sus bolsillos, ante la mirada pasiva de una masa de creyentes ingenuos, quienes en el fondo desean ser manipulados, por buscar afanosamente respuestas a su condición de vida. Hoy en día los dogmas se han transformado en productos simbólicos privados.
Lo recuperable de la espiritualidad se encuentra en el impulso de adquirir conciencia y no en los credos y las prácticas ritualistas populares de las religiones y de las sectas, que en la inmensa mayoría de todos los casos han fomentado normativas totalitarias, colectivistas e irracionales.
Ya es hora que la humanidad haga un juicio histórico a las religiones, acusándolas del atraso en el cual han tenido a la raza humana, así como de todos los crímenes cometidos en nombre de un Dios o de la Divinidad.  Es hora de pedir cuentas de sus fraudulentas operaciones en detrimento de miles y millones de seres humanos, al haber comercializado inmoralmente con la espiritualidad humana. Haciendo de Dios el más fino de los productos elaborados, por mentes enfermas de poder ególatra.
Es hora de que despertemos de ese método de sometimiento y manipulación del cual hemos sido objetos, es hora de exigir respeto por nuestra esencia y nuestra dignidad como criaturas del Creador, como lo que somos realmente: sus hijos. Es hora de buscar a nuestro Creador en nosotros mismos y de manifestar en nuestros actos cotidianos Su Amor, a través de hechos que contribuyan al bienestar común, a la paz y a la armonía de manera fraternal y sin credos e ideologías absurdas y separatistas. Es hora de demostrarnos a nosotros mismos todo el poder de hacer el bien sin distingos de razas, de credos o de pensamientos políticos. Es hora de convertirnos en una sola familia, porque eso es lo que somos, una sola familia con un solo Padre. En otras palabras es hora de manifestar las gracias de existir por medio del amor manifiesto por El y hacerlo con nuestros hermanos humanos.
Tomado del libro EL CANDELABRO (capitulo 4, Religiones Instrumentos de Manipulacion y Poder)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TOKIO MEGA TERRREMOTO (tokio mega-quake prediction)

Follow by Email

IMAGE OF THE DAY